ECOSOFT | ECOSTOS WEB | Directorio de Proveedores | Conócenos | Suscripción

¿Y qué hay de nuevo...en tecnología?

Vuela, vuela

Por Fernando Hernández

Fuente:  abc.es


Este innovador traje volador con motor eléctrico puede alcanzar los 300 km/h
.

 

BMW sigue desarrollando nuevas soluciones de movilidad eléctrica. Y después de los coches (con el iX3 que acaba de llegar y la presentación del iX), ahora también está probando formatos menos convencionales de transporte como... los trajes con alas.

El atleta y acróbata austríaco Peter Salzmann, que ha realizado todo tipo de hazañas extremas con sus trajes alados, ha trabajado durante años para crear un modelo equipado con motores eléctricos que le permite surcar los cielos. Finalmente, con la ayuda de BMW i y Designworks (la división de investigación y desarrollo de la empresa alemana), ha logrado hacer realidad su sueño.


“Se me ocurrió la idea de un impulsor; en otras palabras, una hélice encerrada por una carcasa en forma de anillo o tubo. Sin embargo, un motor convencional o de combustible estaba fuera de discusión ”, explica Salzmann, que contó con el apoyo de BMW y Designworks para hacer realidad su idea.

Según explica el piloto, desde el principio tuvo claro que quería un motor eléctrico. “La sostenibilidad es muy importante para mí, y algo con lo que trato de vivir mi vida diaria. Disfruto de la naturaleza desde el aire y en el suelo, por eso mi objetivo es seguir constantemente el camino de la sostenibilidad, incluso cuando se trata de movilidad”.

Este innovador traje volador eléctrico tiene una unidad de vuelo con dos hélices de carbono revestidas, las llamadas impulsoras. Cada una de ellas proporciona una potencia de 7,5 kW, una velocidad de alrededor de 25.000 rpm, lo que genera una potencia total de 15 kW durante aproximadamente 5 minutos.

En caída libre, el traje de alas eléctrico puede alcanzar velocidades de hasta 300 km/h, cuando los pilotos de los trajes de alas convencionales no superan los 100 km/h.

Entre la idea inicial y la primera prueba de vuelo han pasado tres años. Las pruebas se realizaron en el túnel de viento del Centro de Pruebas Aerodinámicas de BMW Group en Munich. Para el vuelo inaugural del traje de alas eléctrico, Salzmann fue lanzado en helicóptero a 3.000 metros, junto con otros dos operadores de trajes de alas convencionales, sobre las montañas de su Austria natal.

Después del salto, los tres pilotos volaron en dirección a un macizo montañoso. Con la ayuda del propulsor eléctrico, Salzmann aceleró más rápido que sus colegas y pudo cruzar la cima en un vuelo empinado. También pudo reunirse con los otros dos pilotos que habían volado en planeo alrededor de la montaña, donde abrieron sus paracaídas y aterrizaron juntos.

 

E